agramonte.jpg - 14450 Bytes

el camagüeyano libre

Bienvenidos a www.municipio-de-camaguey.com sitio web del Municipio de Camagüey en el Exilio, muchas gracias por visitarnos.


Para visitarnos
8532 SW 8th Street Suite # 286
Miami, Florida 33144
Por correo
P.O.Box 441915,
Miami, Florida 33144
Ph: 305 266-6191
E-mail:
Municipio de Camagüey en el Exilio
escudo.jpg - 32359 Bytes

DIRECTIVA

tinajon.jpg - 2309 Bytes


EL
CAMAGÜEYANO
Libre

DIRECTOR EMÉRITO
Dr.Walfredo J.Rodríguez
Prof.  Héctor D.Lavernia

DIRECTOR
Dr. Eduardo Zayas-Bazán
E-mail

SUB-DIRECTOR
Dr. A. Hatuey Agüero

CONSEJO DE REDACCIÓN
Dra.Enriqueta Bradshaw-
Fernández
Dra. Mirta Molina,
Sra.Caruca Gallo,
Dra.Onelia Fonseca

ADMINISTRACIÓN CIRCULACIÓN
Sr.Erique de Granda
E-mail

RELACIONES PÚBLICAS
Sra.Nenita Betancourt
E-mail

ANUNCIOS
Raúl Botifoll
305-595-1646
E-mail oficina

WEBMASTER
Sr.Jesús R. Milanés Miguel

E-mail oficina
E-mail casa

COMPOSICIÓN
Sr.Carlos Velázquez
E-mail

IMPRESIÓN
Jet Graphics & Mailers,Inc
E-mail
305-264-4333

DIRECCIÓN POSTAL
8532 SW 8th.Street
Suite #286
Miami,Florida 33144

Horas de oficina
Martes,Miercoles y Jueves
9:30 am. a 1:30 pm.

SITIO WEB
municipio-de-camaguey.com


ENLACES

Requiem por un político honesto


Eduardo Zayas-Bazan
Eduardo Zayas-Bazán,
Julio de 2000.

El 2 de julio de 2000 fue el noveno aniversario de la muerte de mi padre, Manuel Eduardo Zayas-Bazán y Recio. Recuerdo perfectamente cómo me sentía ese trágico día cuando sentado en un banco de la Iglesia St. Raymond escuchaba al Padre Carrillo, quien obviamente no sabía nada de la vida de Papá y estaba diciendo las generalidades que se mencionan cuando no se conoce a la persona de quien se está hablando.

Papá murió sorpresivamente, después de una supuestamente simple operación del corazón para reparar una válvula defectuosa. Sus hijos lo habíamos animado a hacérsela, pensando que con ella le estábamos dando 10 años más de vida. Cuando lo operaron, los cirujanos encontraron el corazón en peor estado de lo que pensaban, y Papá sólo pudo sobrevivir cuatro días más, dejándonos sin preparación para su inesperada partida.

A pesar de haber ocupado posiciones políticas importantes, mi padre era un hombre dulce, sencillo y jovial al que todo el mundo llamaba Eddy. Llevaba el patriotismo y la política en la sangre. Su padre, Rogerio Zayas-Bazán y Ramírez, obtuvo el grado de Comandante en la Guerra de Independencia. Después fue gobernador de Camagüey, Secretario de Gobernación y senador de la República. Su abuelo por parte de madre, el Dr. Tomás Recio y Loynaz, primo hermano de Ignacio Agramonte y Loynaz, fue miembro del primer Senado en 1902. Su tío abuelo, el General Lope Recio, fue el primer gobernador de Camagüey en la Cuba republicana. Su bisabuelo por parte de madre, José Agustín Recio y Céspedes, era primo hermano de Carlos Manuel de Céspedes, el Padre de la Patria.

Mi padre fue elegido representante cuando sólo tenía 23 años, siendo después reelegido dos períodos más. Fue senador de 1948 a 1952, y gobernador de Camagüey de 1954 a 1958. Nunca fue derrotado en una elección, y fiel a la tradición de su padre, perteneció siempre al Partido Liberal.

Mi padre era un político atípico: no era orador, y aunque podía expresarse bien en discusiones informales, a la hora de hablar en público, lo petrificaba el miedo escénico. En los actos públicos, eran sus subalternos los que tomaban la palabra en su nombre. Sólo recuerdo haberlo oído decir unas palabras en 1954 cuando tomó posesión del cargo de gobernador en el Palacio Provincial de Camagüey.

Papá era una de las personas más serviciales que he conocido. A través de su vida prestó miles de servicios a sus coterráneos, hubieran votado por él o no. Tenía un conocimiento profundo de la política local y un grupo formidable de fieles amigos y seguidores que lo ayudaban en la organización y desarrollo de sus campañas políticas. Sin embargo, como político tenía un gran problema: era intransigente en cuestiones de ética y más de uno que no lo conocía pasó momentos desagradables al atreverse a plantearle algo que Papá consideraba incorrecto.

Mi padre poseía una virtud muy rara en Cuba: era un político honrado. Eso lo heredó de su padre, el Comandante Zayas-Bazán, que gozó de fama por su honradez y por querer acabar con el juego y la prostitución en Cuba cuando fue Secretario de Gobernación durante los primeros cuatro años del gobierno del General Machado. En Cuba ha habido muy pocos políticos que no se hayan enriquecido en el poder. Cuando el triunfo de la revolución de Fidel Castro, las posesiones de Papá eran las mismas que había heredado a la muerte su padre, más las propiedades que Mamá había heredado de los suyos. A nosotros, sus hijos, nos dijo en repetidas ocasiones: "No les dejaré mucho dinero, pero sí un nombre del que se sentirán orgullosos". Y así fue. Esta actuación tan rara en un político cubano es lo que le da méritos especiales a Papá. No importa que no haya sido un caudillo carismático o un brillante orador; para mí, más relevante fue la honradez con que actuó y el ejemplo que dejó. Si en Cuba hubiéramos tenido más políticos honrados, políticos inspirados por sus mejores sentimientos, deseosos de mejorar el nivel de vida del pueblo en vez de mejorar su propio nivel de vida, no hubiéramos terminado con un Fidel Castro que supo explotar muy hábilmente las frustraciones del pueblo cubano con nuestra corrupta política de la época republicana.

Papá cometió un grave error. Después del golpe de estado del General Batista en marzo de 1952, el partido Liberal y el partido Demócrata pactaron en 1954 con el PAU, el partido de Batista, para las elecciones que se celebrarían ese año. Papá no pudo resistir la tentación y accedió a ir de candidato a gobernador de Camagüey. Esto fue un serio error de parte de mi padre por dos razones: primero, cuando ocurrió el golpe de estado, el partido Liberal y el partido Auténtico, el partido que gobernaba en esos momentos, eran aliados. Al aliarse ahora con el PAU, el partido Liberal estaba traicionando a su ex-aliado al unirse al de facto pero ilegítimo gobierno; segundo, porque Papá no era amigo del General Batista. Batista nunca le había perdonado a mi padre que hubiera votado en 1936 en contra de la destitución de Miguel Mariano Gómez, y después por sus gestiones para impedir que Batista tomara el control del partido Liberal. Hace muchos años Papá me contó con cierto orgullo que, cuando era gobernador, nunca logró que Batista le diera una audiencia.

Años después, la decisión de aspirar a gobernador bajo la candidatura de Batista, le iba a costar bien cara. Con el triunfo de Castro, mi padre, que había intercedido a favor de un sin número de revolucionarios y había facilitado la salida de Cuba de más de un perseguido, pasó sus apuros los primeros días de la revolución. Húber Matos, el nuevo jefe militar de Camagüey, que no concebía que el gobernador de Camagüey del gobierno anterior se encontrara libre, fue a buscarlo personalmente a su casa y después de arrestarlo, lo mantuvo preso en el Cuartel Monteagudo mientras lo investigaba. Allí lo tuvieron por casi dos meses, hasta que se dieron cuenta que no había hecho nada malo ya que no había cargos contra él y todas las cuentas en el Gobierno Provincial cuadraban perfectamente.

Después de ser puesto en libertad, Papá se quedó tranquilo en su casa del Reparto Garrido. Al poco tiempo le confiscaron su finca La Teja, que había heredado de su padre cuando tenía 19 años. Entonces se dedicó a vender seguros y a administrar la colonia de cañas de azúcar de su madre. No quiso salir de Cuba porque pensaba que no podría defenderse y quería asegurarse de que su nombre quedara bien limpio en ese proceso revolucionario.

Mi padre llevó sus desgracias personales con un estoicismo admirable. El retraso mental de Luisito, nuestro hermano menor, fue causa de gran sufrimiento en nuestra familia, pero Papá aceptaba esa carga con humildad, como algo que nos había mandado Dios. Mamá, que tenía una salud precaria, quedó muy afectada por los acontecimientos de estos años y su salud se quebrantó precipitadamente desde 1959 en adelante. Esto último contribuyó a que Papá decidiera quedarse en Cuba.

En 1964 el gobierno de Castro lo involucró en una conspiración lidereada por Alberto Fernández Medrano, un abogado camagüeyano que en esa época era funcionario de los Leones Internacionales. Esto resultó en el arresto de Papá y de su íntimo amigo Marcelino Martínez Tapia, ex-representante Liberal de Santa Cruz del Sur. También fueron arrestados Armando Paradela y Enrique Bermúdez. Los nombres de todos habían aparecido en una lista de presuntos conspiradores que la policía del gobierno comunista le había encontrado a Fernández Medrano. Papá era completamente inocente y así lo mantuvo siempre durante los largos días de interrogatorio en el G-2 de Camagüey, que antes había sido la casa de su suegro, Luis Loret de Mola, y en la que Papá había vivido los primeros diecisiete años de su matrimonio. Me contó que su interrogador le dijo, "Mire, Zayas-Bazán, alégrese de que no lo vamos a fusilar porque usted representa todo lo que la revolución niega que sea bueno. Usted era de la clase alta, usted fue educado en los Estados Unidos, usted es aparentemente un político honesto. Usted, francamente, nos perjudica. A usted no nos conviene tenerlo en Camagüey. A usted lo deberíamos llevar al paredón junto con los otros. Así es que no se queje". Días después fusilaron a Fernández Medrano, a Martínez Tapia y a Paradela. Condenaron a 20 años a Bermúdez y a Papá a diez.

Cuando lo mudaron del G-2 para la cárcel de Camagüey, los presos de la cárcel lo trataban con tanta deferencia que varios fueron incomunicados en penitencia. Pocos días después decidieron llevárselo para el G-2 otra vez. Y sufrió larga prisión durante siete años y medio; una prisión digna pero no rebelde. Nunca fue preso plantado. En las distintas prisiones en que estuvo se ponía el uniforme que le daban y trabajaba donde lo asignaban. Después de estar en el G-2, lo pasaron para Isla de Pinos, donde pasó varios años; de allí lo mudaron para la Cabaña, y terminó en la Cárcel de Morón, donde trabajó en una rudimentaria biblioteca que allí tenían y se entretenía enseñándoles francés a los presos políticos.

Isla de Pinos fue una gran decepción para Papá. Se encontró con facciones políticas que se odiaban, con presos plantados que menospreciaban a los presos menos rebeldes. Húber Matos, que también se encontraba preso allí, se negó a hablar con él. Papá quedó tan desencantado con sus experiencias en Isla de Pinos que nunca más se sintió optimista sobre el futuro de Cuba. En 1971 Papá finalmente fue puesto en libertad. Se quedó en la ciudad de Camagüey casi un año, hasta que en marzo de 1972 obtuvo el visado para venir a los EE.UU. Cuando llegó a Miami casi no pudo ver a mamá antes de que se muriera. Mi madre había estado enferma por más de diez años y la teníamos en Puerto Rico en el Hogar Teresa Jornet.

En Miami, Tony Varona, político Auténtico ejemplar camagüeyano, que había sido primer ministro y senador junto con Papá, trató de animarlo para que participara en actividades políticas, pero Papá no quiso.

Prefiero pensar que Papá estaba equivocado en cuanto a los cubanos, que lo que vivió en Isla de Pinos fue una etapa que después se superó, que con el tiempo los cubanos nos hemos vuelto más tolerantes. Porque si los cubanos no aprendemos a perdonar, aunque no podamos olvidar lo pasado, entonces no mereceremos volver a nuestra Patria.

Papá tenía un concepto sagrado de la amistad. Era extremadamente leal con sus amigos y trataba con gran ternura a las personas mayores. Sus amigos intuían que podían contar con él en lo que estuviera a su alcance. En el exilio, donde no aspiraba a ganarse votos, visitaba a coterráneos religiosamente y siempre estaba listo para hacerles pequeños favores a los necesitados. En visita que hice con él en los últimos años de su vida a casa de los Martínez Tapia y a las de otros viejos amigos camagüeyanos, me daba cuenta de cómo lo apreciaban.

Al poco tiempo de llegar a Miami en 1972, encontró trabajo en los muelles revisando las mercancías que entraban y salían. Trabajó con los estibadores hasta que cumplió los 75 años y después de su retiro se dedicó a su segunda esposa Yoya Silva, la cual sufría de Alzheimer. Así continuó hasta su inesperada muerte. Recibía las decepciones de los malagradecidos y de los envidiosos con naturalidad, achacándoselas a las debilidades del ser humano.

Estoy convencido de que Papá murió en paz, y que veía lo que padeció durante sus años de prisión como un purgatorio necesario para purificar sus imperfecciones. Me consta que perdonó a los que le hicieron daño porque jamás lo oí expresarse mal de ellos.

Todos estos pensamientos pasaron por mi mente ese día mientras escuchaba al Padre Carrillo. Y yo, que adoraba a Papá, que me encontraba mudo de tristeza, hubiera dado cualquier cosa porque Marcelino Martínez Tapia hubiera estado allí con nosotros, y que con esa facilidad de expresión que poseía, hubiera podido decirles todas estas cosas de la vida de Papá que ahora me honro en contarles.

Eduardo Zayas-Bazán,
Ex-Presidente del Municipio de Camagüey en el Exilio.

Adaptación digital:  Sr. Jesús R.Milanés Miguel

lioby.jpg - 18816 Bytes<BR> by Mireya L. Milanes


Revisado por última vez el 26 de Septiembre de 2010

Este sitio web fue diseñado ( corregido gramaticalmente por el Profesor Eduardo Zayas-Bazán ) y es mantenido por cortesía de:

celulas.jpg - 11609 Bytes Web Master

Coyright © 2000 Municipio-de-Camagüey.com Derechos reservados.

DIRECTIVA

tinajon.jpg - 2309 Bytes


EL MUNICIPIO
DE CAMAGÜEY
EN EL EXILIO

PRESIDENTE:
Dr. Mariano Loret de Mola

VICE
PRESIDENTE:

Eduardo Peláez Leyva
Darío Cosío Martínez
Dr.Agustin Agüero Fernández
Yolanda C. Gómez

DIRECTOR
EL CAMAGÜEYANO LIBRE

Dr. Eduardo Zayas-Bazán

SECRETRIO
DE ACTAS:

Ing. Ulises Betancour Sanz

VICE
SECRETARIO DE ACTAS:

Dr.Julio C. Castañeda Cardoso

SECRETARIA DE
CORRESPONDECIA:

Mirta Molina de Rodríguez

VICE SECETARIA
DE CORRESPONDENA

Caruca Gallo de Fernández

TESORERA
Isabel Sánchez Ordaz, cp

VICE TESORERA
Enma Betancourt Sánchez

VOCALES
Jorge Fernández Rodríguez

Mario Rodríguez Zaldivar

Bertha Tomeu de Agüero
Wilfredo Burgos
Luis Castellanos

Enriqueta de Varona de Peláez
Godofredo Peláez Leyva
Ana María Soler Galán

Juan Castrillón
Rafael A. Quevedo
Dr. Joaquín Agramnte



ENLACES
  • Camagüeyanos
  • Consulados